Durante largos años he publicado varios trabajos originales, los cuales están bajo Derechos de Autor y diversas licencias en Internet, así que como es normal demandaré a todo aquel que publique algún contenido de mi blog sin mi permiso.
No sólo el contenido de las entradas es propio, sino también los laterales. Son poemas algo antiguos y desgraciadamente he tenido que tomar medidas en más de una ocasión.

Por favor, no hagan que me enfurezca y tenga que perseguirles.

Sobre el restante contenido son meros homenajes con los cuales no gano ni un céntimo. Sin embargo, también pido que no sean tomados de mi blog ya que es mi trabajo (o el de compañeros míos) para un fandom determinado (Crónicas Vampíricas y Brujas Mayfair)

Un saludo, Lestat de Lioncourt

ADVERTENCIA


Este lugar contiene novelas eróticas homosexuales y de terror psicológico, con otras de vampiros algo subidas de tono. Si no te gusta este tipo de literatura, por favor no sigas leyendo.

~La eternidad~ Según Lestat

domingo, 17 de mayo de 2009

Dark City - Memento Carpe Diem - Capítulo 5 (parte XLI)





-Sí, Hizaki se parece a mí pero deja de avergonzarme recordándome que ya es un adulto.-murmuré serio.

-El pobre Sakurai tiene miedo a envejecer.-me pellizcó del rostro y esa frase le hizo reír a mí secretario.

Cuando montamos en el coche di indicaciones para que lo dejara próximo a su apartamento, después le di dinero para un taxi y seguí conduciendo yo. No vivía demasiado lejos, una hora como mucho si había demasiado tráfico. Al llegar a casa simplemente besé en los labios Phoenix y me dediqué a examinar toda la documentación que aquel desgraciado me había dado.

Contenía una hoja con unos datos similares a los que haré mención. Me causaba escalofríos pensar que él estaba con mi hija. Justamente él. Un hombre que aún estaba casado, que había cometido un gran error de juventud y que se dedicaba a ilusionarla con algo que quizás no fuera cierto. Sabía bien qué tipo de hombre podía ser y ese tipo de hombre era el que yo había sido. Estaba receloso, o quizás más bien cauto. Investigaría bien el asunto. Además el muy desgraciado se dedicó a dejar una mediocre nota bajo los folios de la investigación que también adjunto.







Nació en Alemania, pero fue por pura casualidad ya que sus padres eran de Mónaco. Allí vivía en una familia de origen medio-alto. Cuando cumplió dieciocho años decidió terminar sus estudios en Estados Unidos, allí conoció a su mujer y se enamoró prácticamente a primera vista. Pronto fueron padres, fueron bendecidos como él dice... con dos hermosos ángeles.

Él deseaba ser un héroe. Ayudaba a sus hijos que pronto demostraron que habían heredado las cualidades de su abuela paterna, superdotados. Los adoraba. Seguía trabajando en una empresa pequeña hasta lograr llegar a ser Director, todo por el aliento de que sus hijos estuvieran orgulloso de él. Los fines de semana para él eran algo más que un descanso, era la forma de poder estar con su mujer y sus hijos, de disfrutar de momentos únicos...

Pero un día, el día del catorce cumpleaños de Eduart y Romeo, ocurrió una tragedia. Jamás se lo perdonó, él que siempre los vigilaba los dejó ir solos a comprar unos dulces...se tardaban, pronto vio las imágenes de un accidente en las atracciones del parque de atracciones, ese el cual él jamás permitía que fueran solos... en las imágenes creyó ver a Eduart gritando el nombre de su hermano. Tras eso, simplemente, el Caos.

Ahora anda más repuesto de aquel golpe, de ese dolor que lleva aún en su pecho. Llama cada cinco minutos a su hijo, intenta que no esté lejos de él ni un segundo y más tras lo que le diagnosticaron al pequeño... serias lesiones psicológicas tras lo sucedido. Él está ahí cuando los truenos dañan a Eduart y lo vuelven un paranoico, está ahí cuando se corta o golpea, sobretodo está ahí cuando el vacío de su hermano hacia que comience a llorar y no cese en horas.

En estos momentos se encuentra su hijo enamorado de Sam, un detective y policía de la ciudad. No puede hacer nada por ello, aunque lo detesta. Ya que sabe que su hijo lo ama, se aman, y aunque le parezca impúdico que un chico de su edad vaya con un hombre de veintiséis años ha probado en sus propias carnes la homosexualidad. Louis, un joven que antes vivía en su mismo barrio, terminó seduciéndolo para un polvo esporádico. Supo lo placentero que puede ser ese tipo de encuentros, aunque él siempre fue de mente abierta y unido a que conoce bien qué es el amor... puede comprender a su hijo prácticamente al 100%. Aunque juraría que ya lo sabe.

En la actualidad se encuentra enamorándose de la "canguro" de su hijo. Una joven asiática que contrató para que vigilara que tomaba la medicación y hacer que se integrara mejor en la sociedad. Ya han tenido un encuentro sexual que ha sido una revolución para él.


Nota: ¿Te suena la chica viejo pervertido? Oh sí, claro que es Miho Creo que es cierto que todas las muchachas buscan a su padre en su pareja, el reflejo de este. ¿Y el nombre de Sam? Qué pequeño es el mundo ¿verdad? El hombre que buscaste para que la investigara en un principio ha resultado ser ahora parte de tu, ahora nueva y gran, familia.




-Grandísimo hijo de puta.-es lo único que pude exclamar y deseé un cigarrillo. Lo había dejado, el tabaco, y no podía volver al hábito ya no sólo por el bebé, mi voz o porque a Phoenix no le agradaba. En estos momentos estaba mi salud en juego. Intenté calmarme, lo hice tras dejar la mente en blanco e insertar uno de los cds de David Bowie.

El resto del día me dediqué de lleno al papeleo que tenía en la oficina, hice breves descansos para estar con el pequeño y terminé viendo una película con mi pareja. Estar en silencio acariciando su cabello me daba paz. Creaba en mí una sensación extraña de bienestar. Besé su sien y él me sonrió para preguntarme si sucedía algo, simplemente le dije que tenía demasiadas cargas en el trabajo y meditaba como solucionar todo lo mejor posible. Mentía por su bien, no quería preocuparlo y hacer que se alterara por nada.

1 comentario:

Sophie dijo...

Porqué creeis que hasta ahora no he dicho nada? porque pensaba que vuestros gustos eran demasiado similes a los mios. Pero ahora me atormento de no haber intentado hablaros al corazón, como hago ahora antaño. Es una mujer con demasiada fortuna, no sabe que tiene la criatura celestial más preciada. Lo siento por ser tan insistente, pero es que se me quiebra el alma.

Gracias por su lectura

Gracias por su lectura
Lestat de Lioncourt