Durante largos años he publicado varios trabajos originales, los cuales están bajo Derechos de Autor y diversas licencias en Internet, así que como es normal demandaré a todo aquel que publique algún contenido de mi blog sin mi permiso.
No sólo el contenido de las entradas es propio, sino también los laterales. Son poemas algo antiguos y desgraciadamente he tenido que tomar medidas en más de una ocasión.

Por favor, no hagan que me enfurezca y tenga que perseguirles.

Sobre el restante contenido son meros homenajes con los cuales no gano ni un céntimo. Sin embargo, también pido que no sean tomados de mi blog ya que es mi trabajo (o el de compañeros míos) para un fandom determinado (Crónicas Vampíricas y Brujas Mayfair)

Un saludo, Lestat de Lioncourt

ADVERTENCIA


Este lugar contiene novelas eróticas homosexuales y de terror psicológico, con otras de vampiros algo subidas de tono. Si no te gusta este tipo de literatura, por favor no sigas leyendo.

~La eternidad~ Según Lestat

sábado, 20 de febrero de 2010

Dark City - capitulo 14 - La vida ya no es igual VII


-Atsushi eres un descuidado.-la voz de Paulo hizo eco en la sala.-Mira que dejar la puerta abierta.-sonrió hasta que se percató de la presencia de Taylor.-Buenos días, no nos han presentado yo soy...-

-Tú eres Paulo Wilde, el sucesor del inútil de Sakurai y culpable de los sueños románticos de Lionel. ¿Podrías hacer algún personaje masculino que sea menos vomitivo y romántico?

Se hizo un silencio que me hizo recordar a un funeral. Ambos se cruzaron miradas y Paulo al fin sonrió. Pareció encajar con facilidad esa estúpida crítica.

-Supongo que no todos tenemos el privilegio de saber tratar a nuestras parejas, lo tendré en cuenta para la próxima vez señor...-dijo esperando que yo o él lo presentara.

-Swan, él es Taylor Swan. El señor Taylor es íntimo amigo de Phoenix.-intervine antes que Taylor hiciera un pequeño berrinche por no ser reconocido como una de las mayores fortunas de la ciudad, además de gangster sin escrúpulos.

-Vaya no sabía que Phoenix tuviera unos gustos tan peculiares para sus amistades.-comentó acomodando sus gafas.

-También fui su pareja, pero luego empezó a no tener clase y terminó con él.-eso me hizo rechinar los dientes.

-No empecemos tan temprano.-dije fulminándolo con la mirada.

-Sakurai cálmate o te dará otro de esos infartos, tan poco agradables por cierto.-se giró por completo hacia mí con una sonrisa.-¿Qué tal la comida de hospital? ¿Sigue tan repugnante como siempre? Te pregunto porque hace poco que volviste a probarla y tal vez podrías decirme a qué sabe.

-No me toques los cojones Taylor.-murmuré.-Porque al final vas a probar la comida de hospital pero con pajita.

-Señores no discutan, no estamos en un jardín de infancia.-comentó dejando un pequeño maletín en la mesa.-¿Qué pensará Jun de todo esto? No, no podemos permitir que él crea que ese comportamiento es el idóneo en un adulto.

-Tienes razón.-se adelantó a decir Taylor.-¿Qué clase de ejemplo de anfitrión le darías Sakurai?

No me dio tiempo a replicar nada cuando escuché el timbre nuevamente. Me alejé de ellos y abrí tras comprobar que era Kamijo junto a Seth. Ambos estaban cargados de maletas y con bolsas de regalos.

-Atsushi ayúdame.-dijo mi amigo en un murmullo bajo, parecía caerse de bruces cuando abrí la puerta para poder agarrar algunas de las maletas.

-Siempre tan enclenque.-murmuró Taylor detrás mía.-¿Aguantas tan mal los esfuerzos en todos los ámbitos Kamijo?

-Aguanto bien con mis modales, porque si no los tuviera te juro que te respondería de una forma poco correcta.-replicó sacando a relucir al máximo su acento afrancesado.

-Pasad, sentaos.-dije antes de acompañarlos al salón.

Todos nos sentamos allí, bueno todos menos yo. Quedé frente a ellos y a cada uno le di unos pequeños folios para que me ayudaran. Eran anotaciones de los teléfonos de la pastelería, las tiendas y el número de un pequeño restaurante para el cátering.

-Has comprado la tarta en la pastelería Marie.-dijo Kamijo.-Déjame llamar a mí, siempre suelo comprar allí los bombones a Jasmine y conozco bien a la encargada.

-Sí, hazlo.-sonreí asintiendo a su petición.-Id llamando por favor, ayudadme en esto.

-Jamás pensé que llegaría la hora de escucharte un por favor, una súplica, y que yo sería testigo de la primicia.-tan arrogante, tan indeseable, tan... que me hacía desear pedirle el arma a Kamijo y llenar su cuerpo de plomo.

-Yo traje la cámara.-intervino Paulo para intentar que mis ojos dejaran de emitir llamaradas.-Aunque también mi regalo.

-Oui, nosotros trajimos los nuestros.-comentó Kamijo.-También los de Lionel y Taylor, ya que Lionel pasó por casa y nos dejó los paquetes.-comentó con una sonrisa intentando obviar como miraba fijamente Taylor cada uno de sus movimientos.

-Gracias, aunque debimos suponer que con el peso podías fatigarte.-comentó con un tono fingido de preocupación.-¿Estás bien? Creo que pesaba alrededor de unos quinientos gramos y eso ha podido ser fatal para ti, casi mortal.

-Señor Swan.-dijo en un tono neutro Paulo interviniendo de forma magistral, llamando así su atención.-No nos conocemos pero le rogaría que hiciéramos lo acordado.-comentó mirándolo a los ojos, enfrentando aquellos ojos oscuros tan siniestros.-No debemos dar mal ejemplo al pequeño que está a nuestras espaldas.

-Por favor gafitas no intentes hacer ver mi mala educación, ya que fui un hombre educado en los mejores colegios.-dijo aquel maldito idiota. Deseaba echarlo de mi casa o machacarlo contra mi delicado suelo.

-Eres la excepción que confirma la regla que una buena educación no asegura las buenas conductas sociales.-susurró Kamijo levantándose para comenzar a llamar a la pastelería.

-Oh, Kamijo no me castigues sin postre.-dijo llevando sus manos al bolsillo de su chaqueta de Armani y marcó uno de los teléfonos.-Yo estoy llamando a la joyería, o más bien a la bisutería.

-Taylor no hagas que desee convertir mi piscina en tu fosa fúnebre.-murmuré entre dientes.

-Hola.-dijo Paulo extendiendo su mano hacia mi cuñado.-No nos han presentado me llamo Paulo, Paulo Wilde.-sonrió de forma afable y Seth estiró con recelo su mano para estrecharla.-Es un placer conocerle, supongo que debe ser el hermano pequeño de Phoenix. Aunque no conozco a su hermano, y tampoco le conozco personalmente, debo decir que Atsushi siempre me habla maravillas de ambos.-que bien mentía, porque a penas había hablado con él de Seth.

-Encantado.-susurró algo sonrojado.-Me llamo Seth Noire.

-Bien Seth ¿qué te parece si nos dividimos el trabajo? Podríamos llamar a las tiendas de ropa ambos.-se acercó a él y noté como Seth traspiraba prácticamente.-¿Te encuentras bien?

-Sí.-respondió centrándose en los números de teléfono.

-Bien, yo llamaré a una empresa que suelen tener buen servicio a domicilio.-comenté con una sonrisa y ellos prácticamente ni se molestaron en mirarme.

Minutos después todo estaba en camino y nosotros seguíamos vivos. Jun hacía las delicias de Kamijo y de Taylor, parecían competir por ver a quién hacía más caso. Yo simplemente los observaba. Paulo comenzó a sacar fotografías del pequeño junto a la cara de idiota que sacaba el bastardo de Swan. Seth se quedó apartado con una libreta de dibujos como si el resto del mundo no existiera.

2 comentarios:

Hitoshi dijo...

Primero: de donde has sacado esa foto de la entrada anterior? T____T La quieroooooo! *__*

Segundo: esa es solo una de mis paredes ^ ^ en la otra tengo mas B-T y Mika Nakashima.

XDD Bueno, a mi me gustaria hacer todos de B-T e ISSAY, ademas... pero mi habitacion es demasiado pequena O.o

Por cierto, tengo que ver Labyrinth o.O

Hitoshi dijo...

Pero, que video? o.O
Estos dias yo tambien lo hago asi. B-T en sus videos son mucho mas reales, y, no se, vivos?, que en revistas. No se ven tan artificiales.

Ay... si, es cierto, que todavia no lo he visto, creeme T__T
Pero ahora mismo lo buscare ^ ^

Gracias por su lectura

Gracias por su lectura
Lestat de Lioncourt