Durante largos años he publicado varios trabajos originales, los cuales están bajo Derechos de Autor y diversas licencias en Internet, así que como es normal demandaré a todo aquel que publique algún contenido de mi blog sin mi permiso.
No sólo el contenido de las entradas es propio, sino también los laterales. Son poemas algo antiguos y desgraciadamente he tenido que tomar medidas en más de una ocasión.

Por favor, no hagan que me enfurezca y tenga que perseguirles.

Sobre el restante contenido son meros homenajes con los cuales no gano ni un céntimo. Sin embargo, también pido que no sean tomados de mi blog ya que es mi trabajo (o el de compañeros míos) para un fandom determinado (Crónicas Vampíricas y Brujas Mayfair)

Un saludo, Lestat de Lioncourt

ADVERTENCIA


Este lugar contiene novelas eróticas homosexuales y de terror psicológico, con otras de vampiros algo subidas de tono. Si no te gusta este tipo de literatura, por favor no sigas leyendo.

~La eternidad~ Según Lestat

jueves, 15 de agosto de 2013

Contemplando musas

Dedicado a mi pareja con la cual cumplo en unos días 3 meses, y que en estos tres meses han sido un camino, a veces duro y otras liviano, que yo he elegido junto a ella y que a pesar que sólo es el proceso de una vida plena, maravillosa y quizás algo compleja como todas, para mí simboliza el triunfo de la espera. Esperaba a alguien que hiciera de verdad latir mi corazón y no crear poemas de la nada a musas imaginarias, porque nunca me sentí tan enamorado, tan deseoso de sentir sus manos, de entrelazar con ella mis dedos... nunca. Gracias mi hermosa Rowan, porque eres la Rowan de mi vida... la que esperé y me esperó. 
Te amo Gab

En plena enigmática oscuridad
con sus aviesos ojos vendados
y el corazón muerto pero palpitante
recitaba de memoria sus labios fríos...

“Búscala en las oscuras aguas,
donde la marea se agite
y el mundo no esté en calma.

Búscala donde todo esté perdido
porque allí se fortalece su carácter.
Y allí, en lo profundo, está su alma.

Búscala y no cedas jamás tu empeño,
porque ella es la dueña de tu vida
y la dueña de tus más hermosos sueños.”

Ah, sus dedos se movían como si tocara
ese piano que en su mente sonaba
y que era la partitura de su amor por ella.

Ciego, como todos los enamorados
pero despierto y con la visión de la belleza
sabía que ella sería la mujer de su paraíso eterno.

Porque puedo estar ciego, se dijo...
porque sólo la veo a ella, murmuró...

¡Que nadie me quite la flor de la esperanza!

No hay comentarios:

Gracias por su lectura

Gracias por su lectura
Lestat de Lioncourt