Durante largos años he publicado varios trabajos originales, los cuales están bajo Derechos de Autor y diversas licencias en Internet, así que como es normal demandaré a todo aquel que publique algún contenido de mi blog sin mi permiso.
No sólo el contenido de las entradas es propio, sino también los laterales. Son poemas algo antiguos y desgraciadamente he tenido que tomar medidas en más de una ocasión.

Por favor, no hagan que me enfurezca y tenga que perseguirles.

Sobre el restante contenido son meros homenajes con los cuales no gano ni un céntimo. Sin embargo, también pido que no sean tomados de mi blog ya que es mi trabajo (o el de compañeros míos) para un fandom determinado (Crónicas Vampíricas y Brujas Mayfair)

Un saludo, Lestat de Lioncourt

ADVERTENCIA


Este lugar contiene novelas eróticas homosexuales y de terror psicológico, con otras de vampiros algo subidas de tono. Si no te gusta este tipo de literatura, por favor no sigas leyendo.

~La eternidad~ Según Lestat

sábado, 4 de julio de 2015

Vuestro príncipe

Sobre mí han mentido muchas veces. Algunos se han hecho pasar por mí, se han paseado por ahí con ropas baratas y un aspecto similar al que creen que puedo tener gracias a las películas que se basan en mi historia, mi drama, mi verdad y mi maldición. Me siento orgulloso de tener seguidores tan complacientes y deseosos de ser como yo, pero sólo hay un único Lestat.

He visto muchas veces el mundo derrumbarse miles de veces frente a mí. Me he sentido solo y decepcionado con mis decisiones, mis argumentos y los resultados pobres de mis salvajes aventuras. Muchas veces he recapacitado intentando mantenerme a flote. He llorado. Muchos creen que llorar no sirve para nada, pero para mí ha sido y será siempre un medio para desahogarme. Es cierto que detesto mancharme con mis lágrimas, pero es necesario dejar que el dolor fluya, nos hiera y nos derrumbe. Pues si no hay derrumbe no se puede construir nuevos cimientos.

Hoy construyo sobre la tempestad que un día recogí. Observo los pedazos de mi corazón y decido coser cada pedazo, cada pequeño trozo, juntando una isla de pecado y placeres. Mis recuerdos jamás podrán ser borrados, del mismo modo que no podré dejar de sentir amor por aquellos que siempre me han apoyado. Jamás despreciaré a los que no han estado a mi lado, que no han sabido apreciarme o comprenderme. No los odio. Tampoco los compadezco. Simplemente los dejo libres ante el error que cometen. Si desean volver mis brazos estarán abiertos, pues jamás los he cerrado o bajado.


Soy vuestro príncipe y os escucho. No me escudaré de nuevo en el silencio. Ofreceré mis lágrimas y sonrisas. Estoy aquí.

Lestat de Lioncourt  

No hay comentarios:

Gracias por su lectura

Gracias por su lectura
Lestat de Lioncourt