Durante largos años he publicado varios trabajos originales, los cuales están bajo Derechos de Autor y diversas licencias en Internet, así que como es normal demandaré a todo aquel que publique algún contenido de mi blog sin mi permiso.
No sólo el contenido de las entradas es propio, sino también los laterales. Son poemas algo antiguos y desgraciadamente he tenido que tomar medidas en más de una ocasión.

Por favor, no hagan que me enfurezca y tenga que perseguirles.

Sobre el restante contenido son meros homenajes con los cuales no gano ni un céntimo. Sin embargo, también pido que no sean tomados de mi blog ya que es mi trabajo (o el de compañeros míos) para un fandom determinado (Crónicas Vampíricas y Brujas Mayfair)

Un saludo, Lestat de Lioncourt

ADVERTENCIA


Este lugar contiene novelas eróticas homosexuales y de terror psicológico, con otras de vampiros algo subidas de tono. Si no te gusta este tipo de literatura, por favor no sigas leyendo.

~La eternidad~ Según Lestat

martes, 26 de mayo de 2009

Dark City - Swimming in Blood - Capítulo 6 (parte VI)




Este Scan pertenece a este blog Está dedicado a Buck Tick y es de H!tosh!
Últimamente está haciendo el esfuerzo de leer mi novela o.o! desde el principio y lo toma con el capítulo seis empezado, eso es tener voluntad. Así que se lo dedico a ella con el scan que saqué de su blog editado ò.ó. Yo amé esos Scan cuando los vi. Atsushi con barba XD yo tuve ese tipo de barba! hará como un año, aunque con menos bello porque me cansé esperando que creciera aún más.





-Si amor.-murmuró acariciando las mejillas del pequeño.-Aquí esta tu conejo rosa.-él lo tenía entre sus manos y se lo extendió para que lo agarrara Jun. el pequeño únicamente lo tomó por las orejas y rió moviéndolo.-Acuéstalo.-dijo algo frío, quizás por todo lo que había hecho, más bien no había hecho.-¿de acuerdo?-interrogó con la mirada perdida, quizás meditando todo lo que ocurría, al igual que yo.-Me voy a la cama.-nada más marcharse sonreí meciendo un poco al pequeño.

-Papá te va a cantar una nana.-dije besando su sien mientras él se llevaba una mano a la boca.

Tenía sus primeros dientes y eso hacía que estuviera inquieto, aunque Phoenix lo había llevado al odontólogo. Este dijo que teniendo algo para morder, las orejas del pobre conejo, y llevando una limpieza apropiada, cepillo dental para lactantes y durante un periodo antes limpieza con toalla de manos y gasa, nada tendría porqué ir mal.

Empecé a tararear una vieja nana que conocía. Lo mecía llevándolo lentamente a la cuna y quedó dormido en mis brazos, para luego dejarlo en la cuna. Cuando lo arropé balbuceó de nuevo el nombre de Phoenix y algo en mí se rompía. Al regresar junto a mi pareja me tumbé en la cama bajo las mantas y lo tomé por la cintura. Pegaba su espalda a mi pecho. Ese calor me hizo desear que lo de Uta fuera un sueño, él no se merecía que fuera un estúpido que no sabía ser fiel, que desconocía la palabra no a todo aquel que me tocaba. Besé su nuca y acaricié su pecho.

-Mañana no tengo que ir a ningún lugar.-

-¡Podemos hacer un picnic improvisado en los terrenos que hay por detrás de la casa!- dijo con una sonrisa radiante, esos dientes perfectos y esos labios sensuales. Nada de amargura, fuera frialdad y hola alegría de nuevo. Sabía como hacer que espantara sus miedos.

-Pretendía algo como lo que preparaste y no pudo ser, dejar al niño con Kamijo y Jasmine por la mañana y tarde.-murmuré acariciando sus muslos.-Tener sexo alocado.-susurré mordisqueando y lamiendo sus labios, para luego besar su cuello.-Después en plena noche una cena tranquila con el pequeño...y podíamos invitar a esos dos.-mordió sus labios con sensualidad y mi reacción fue besar sus hombros.

-Los llamaré mañana nada más despertar.-puso las manos en mi pecho y suspiró. Parecía aliviado, como si una gran carga se desprendiera de él.-Te amo.-me abrazó reposando su cabeza en mi torso desnudo mientras cerraba sus ojos. Esas pestañas tan largas que poseía me tentaban acariciarla, como lo hice al igual que sus párpados y cejas. Palpaba su rostro y sobretodo me detuve en su sonrisa. Estaba complacido, no tenía porqué temer que sospechara algo como lo que hice.

-Hoy no iba a rendir, lamento haberte decepcionado.-suspiré acomodándome con él sobre mí.-Es de locos todo lo que estoy haciendo. Escucho críticas incluso del gobierno de la Nación, estoy cansado. Debo de dejar algún proyecto, pero debo de encontrar a la persona acertada para desempeñar mi cargo. Nadie me agrada como número dos, nadie.-besé su frente y lo estreché pegándolo más a mí.-Te amo, por favor no dudes de ello por no haber querido hacer el amor.

-Yo estoy seguro de tu amor, Atsu.-eso me amargaba, seguía rebotando en mi mente las palabras que juré hacía algún tiempo.-Mi pobre viejito.-dijo acariciando mi rostro con una de sus suaves manos.-Te desgastaran esos políticos de porquería.-era demasiado comprensivo, demasiado permisible y a veces me preguntaba si me perdonaría una infidelidad.-¿Deseas un masaje amor? tengo esa crema con el olor que tanto te gustó el otro día.- hacía tan sólo unos días que sucedió aquello, estaba tan seguro de mí en aquel momento y que él era el apropiado. Desde que habíamos formalizado todo sentía una angustia vital parecida a una losa que me aplastaba.

-Mejor descansemos, está calmado con los dientes y no sabemos cuanto va a durar.-besé su frente y después sus labios. Al hacerlo pensé en Uta, esos labios sobre mi cuerpo y esas lamidas. Abrí los ojos y vi su sonrisa, no podía hacerle daño o mejor no quería. Si bien, tenía que ser sincero conmigo y sí lo estaba haciendo ya, rechazándolo y aceptando a otro entre mis brazos.
-Estuvo toda la tarde llorando, cuando vio al médico casi puedo decir que conocía que iban a trastearle en la boca.-hizo un inciso olfateándome.-Hueles a tabaco.-rió bajo y me miró.-Eres imposible, pero no puedo hacer nada contigo.-

-No he fumado yo.-murmuré bastante serio. Le había dicho adiós a mi vicio gracias a libros de autoayuda, a chicles y caramelos junto a parches de nicotina. No le diría que había tenido un aviso de ataque cardiaco días atrás, no lo diría. Mi salud pendía de un hilo muy fino, el tabaco como fumador pasivo me hacía daño pero no eran las cuatro cajetillas diarias. Tampoco confesaría que en otra ocasión me tuvo que llevar Uta al hospital. No, no lo haría jamás. Simplemente lo abracé y deseé que esa atracción por mi amor de juventud cesara.

-Cierto, los políticos y los empresarios siempre fuman tabaco de aroma fuerte.-no sabía de donde sacaba esa estadística y me hizo reír bajo. Antes de contestarle noté que quedó dormido, prácticamente desfallecido, en mis brazos. Me dormí poco después, abrazado a él y deseando que él nunca supiera de esa infidelidad. Me dolía el pecho de nuevo, pero realmente no le di demasiada importancia.

Esa noche tuve un sueño erótico que era algo imposible, los dos en mi cama bajo mi mando. Eso era realmente lo que deseaba, los dos para mí y con consentimiento de los mismos. Uta besaba aún de esa forma algo tímida, pero desesperada, Phoenix simplemente me ahogaba. Sus manos por mi torso, mi vientre y mis muslos acariciándome y mostrándose apetecibles. No sabía a quién besar primero, por quién decidirme. Los dos haciéndome enloquecer y despertarme en mitad de la noche jadeando.

-Estos sueños deberían ser reales.-miré el reloj y no eran ni las seis, supuse que fue a darle el biberón y me volví a quedar dormido esperándole.

-Amor.-dijo besando mi mejilla.-Amor, vamos a comer.-me decía con suavidad mientras acariciaba mi abdomen.

Abrí los ojos y sonreí, me estiré en la cama y al ver lo que traía casi me echo a llorar. Había panceta en el bocadillo y eso no podía comerlo por el corazón, tampoco tanta sal como ponía en los huevos. Le miré de reojo y tomé la fruta, únicamente la fruta.

-Debo de cuidarme yo...-tendría que decírselo para que no se sintiera mal por rechazar el desayuno.-Sufrí el otro día un principio de infarto cuando apareció Imai, el mafioso, en mi despacho.-bajé la mirada y me giré mordiendo la manzana.-Con esto voy servido.

-¿¡Qué!? ¡¿por qué no me habías dicho!?-automáticamente se puso nervioso a tomarme del rostro y a gritar como loco.-¡Atsu! soy casi tu esposo, ¿por qué no confías en mí?- suavizó su tono de voz para que no me molestara quizás-¿qué te dijo el doctor? Te mandó tratamiento supongo ¿no?-preguntó entrecerrando los ojos para tomar aire.- Atsushi Sakurai.-mi nombre completo, eso eran problemas.-Dime que estás siguiendo un tratamiento al pie de la letra.-me exigió subido en la cama casi sobre mis piernas sin soltarme del rostro, me miraba fijamente para saber si desviaba la mirada y mentía.

-Sólo tengo que evitar ponerme nervioso, tener una vida más calmada y no comer ciertos alimentos. Medicamentos y demás me lo recetaran cuando me hagan las pruebas... holter además de pruebas de esfuerzo.-cerré los ojos y al abrirlos lo miré serio.-Me dijo que mi hija tenía pareja, que si no me lo había dicho era porque no me quería como padre y que podía estar embarazada.

La charla se hizo eterna para mí. Decía que mi hija era una adulta y como adulta debía tomar sus propias decisiones, que tuviera paciencia para que me contara las cosas que ella quisiera y no otro. Tenía que ser así, no había vuelta de hoja y yo calmarme. Pero no podía, había cosas que no podía controlar y eso mismo era lo que hacía que estallara. Mis enfrentamientos, mis gritos, mis miedos y también mi impaciencia. Todo era demasiado acelerado y necesitaba una vida relajada.

-Voy a dejar la política, pasada las elecciones dejaré a un número dos que me parezca el más capacitado.-comenté cerrando los ojos y al abrirlos noté que su rostro se alivió.

-Es lo mejor.-respondió acariciando mi pecho.

2 comentarios:

H!tosh! dijo...

O, no, el 6 capitulo del Dark City, yo estoy en el 4 T___T Tengo que leer mas rapido. No puedo esperar a saber, que va a pasar.

Tu nombre es Angel? Pues a mi me gusta mucho, es muy bello. Pero no me gusta a mi nombre, Anna. Eh. Es porque prefiero que la gente me llama Hitoshi. /pero lo hace solamente la gente en el internet, no en realidad./

Hitoshi dijo...

Ay, gracias, a mi me gusta tambien XD Tuve que cambiarlo, y, porque mi amiga me hice ese header, lo pude hacer^^

Lo se, lo se, puedo verlo en tu novela. Pero lo me gusta.

Jaja, de verdad? XD Atsu, esta muy bien XD Si era un chico, tambien queria que me llaman asi XD
Atsu es mi idolo^^ Ichiban idolo.
Y, sabes que? Cuando leo DARK CITY, y ahi, escribes como 'yo, Atsushi', eres muy atendible. A veces, yo tambien pienso sobre ti como 'Atsu'.
Pero ahora, se, que es tu nombre^^

Vale, ahora estoy bajando esa pelicula. En unos minutos he visto un trailer y lo me gusta.

Gracias por su lectura

Gracias por su lectura
Lestat de Lioncourt