Durante largos años he publicado varios trabajos originales, los cuales están bajo Derechos de Autor y diversas licencias en Internet, así que como es normal demandaré a todo aquel que publique algún contenido de mi blog sin mi permiso.
No sólo el contenido de las entradas es propio, sino también los laterales. Son poemas algo antiguos y desgraciadamente he tenido que tomar medidas en más de una ocasión.

Por favor, no hagan que me enfurezca y tenga que perseguirles.

Sobre el restante contenido son meros homenajes con los cuales no gano ni un céntimo. Sin embargo, también pido que no sean tomados de mi blog ya que es mi trabajo (o el de compañeros míos) para un fandom determinado (Crónicas Vampíricas y Brujas Mayfair)

Un saludo, Lestat de Lioncourt

ADVERTENCIA


Este lugar contiene novelas eróticas homosexuales y de terror psicológico, con otras de vampiros algo subidas de tono. Si no te gusta este tipo de literatura, por favor no sigas leyendo.

~La eternidad~ Según Lestat

martes, 18 de agosto de 2015

Bendecido

Pues yo creo que es un buen hombre, pese a sus pecados. Me gustaría conocerlo mejor y poder demostrarle que todo lo que hizo, en mi contra y en contra de sí mismo, está perdonado si sigue un buen camino y no vuelve a cometer los mismos errores. 

Lestat de Lioncourt


Siempre he creído en la bondad del ser humano. La belleza que posee este mundo es debido a los buenos sentimientos que aún anidan en el corazón de los mortales, como también de los inmortales. A pesar de la oscuridad que nos rodea, incluso nos alienta, podemos seguir sintiendo la bondad y la virtud que una vez conquistamos cuando tan sólo éramos unos niños cargados de inocencia, sueños y buenos sentimientos. La luz nunca se apaga. La vela siempre está encendida. Puede que no veamos la llama, pero está ahí. Hay que mirar mucho más allá de nuestras sombras.

Hace tiempo que vivo en éste mundo. He tenido que aceptar fracasos y victorias, como la mayoría de mis compañeros de viaje. Conozco bien a la muerte, la he codiciado muchas veces y me he disfrazado de ella para bailar con aquellos que yacen en el olvido del mundo, pero no en el mío. Gracias a otros estoy vivo. Debo darles gracias aunque fuesen peligrosos para el resto, tan peligrosos como yo mismo.

No me creo mejor que otros. Muchos opinan que los que vamos de santos sólo somos demonios con una máscara distinta. Yo sólo deseo ser el hombre que siempre he sido, el muchacho que meditaba sobre la virtud del mundo y de Dios mismo. No espero nada más. Busco controlar mis impulsos y la maldad que yace viva, como la bondad, jugando con nuestros deseos más salvajes.


Mi nombre es Benedict, que significa “bendecido”. Desconozco si estoy bendecido o maldito. Todavía intento indagar si existe Dios o si sólo es un símbolo de aquellas buenas virtudes que deseamos mantener. Sea como sea, viajo por el mundo con la maleta cargada de experiencias y sueños. Quiero creer en la bondad, la virtud de la superación y el perdón.  

No hay comentarios:

Gracias por su lectura

Gracias por su lectura
Lestat de Lioncourt